Consultoría de negocio

Transformando organizaciones y personas

Creación de valor para el cliente

Maximizar los beneficios y la rentabilidad de una organización en el largo plazo exige actuar en el corto plazo para poner en valor todo el potencial que atesora. Esto requiere que el modelo de negocio sea flexible, dinámico, adaptable a los cambios del mercado y, en consecuencia, participativo.

En nuestras intervenciones generamos valor transformando los modelos de negocio de las empresas, para que den respuesta a las cambiantes demandas del mercado y exploten así todo su potencial.

Para ello, actuamos de forma equilibrada e integrada sobre estrategia, procesos, personas, tecnología y financiación, procurando a nuestros clientes el cambio y los objetivos deseados.

Nuestros métodos de trabajo combinan la consultoría de negocio con el desarrollo de las personas, procurando una transformación equilibrada y balanceada, que asegura una correcta y sólida implantación de los diseños realizados, minimizando el efecto y la resistencia que los cambios provocan en personas y organizaciones.

Transformación de negocio

Mantener la competitividad de la empresa en un entorno incierto puede que haga necesaria una transformación profunda del modelo de negocio, de manera que le permita adaptarse a los nuevos escenarios y situaciones que aparecen a lo largo del tiempo.

Transformar el modelo de negocio implica introducir cambios en la manera en la que las personas generan y desarrollan nuevas visiones de futuro, se involucran en la mejora y entrega de valor a los clientes, y en como ejercen su liderazgo, trabajan en equipo, contribuyen y realizan sus aportaciones.

Nuestra aproximación integrada a la transformación de modelos de negocio incide en el diseño y la implantación de cambios, guiando a las personas a lo largo de todo el proceso, actuando simultánea y equilibradamente sobre cuatro modelos:

  • Modelo estratégico: como se crean y desarrollan nuevas visiones
  • Modelo operativo: como se genera y entrega valor a los clientes
  • Modelo organizativo: como se comportan e interactúan los miembros de la organización
  • Modelo tecnológico: como da soporte a sus actividades la organización


El resultado obtenido traspasa los actuales límites de la organización, consiguiendo más competitividad, más liderazgo, mejor clima laboral, más ideas, … en resumen, un negocio transformado.

Estrategia de negocio

La rentabilidad y el crecimiento continuo requieren una correcta estrategia de negocio que alinee las propuestas de la empresa con las demandas de los clientes.

El entendimiento de los mercados, las tendencias del sector, el posicionamiento de la empresa y de los competidores, la identificación y aprovechamiento de oportunidades, son solo algunos de los aspectos que debe abordar una estrategia de negocio para mantener la competitividad y la rentabilidad en el largo plazo.

Nuestro modelo y nuestros métodos para el diseño e implantación de estrategias de negocio son simples, sencillos e intuitivos, y los hemos concebido para su comprensión y utilización por todos los miembros de la organización, para aprovechar todo su potencial.

Gestión de la relación con clientes (CRM)

En el momento actual en el que el poder de decisión de compra reside en el cliente, la excelencia solo se conseguirá si sus expectativas son bien entendidas y satisfechas, para atraerlo, captarlo y retenerlo.

Esto exige una orientación de la empresa hacia el cliente (Customer centric o Customer focused), que requiere el desarrollo de una estrategia de gestión de la relación con el cliente (Estrategia CRM, Customer Relationship Management).

Cada contacto con un cliente es un “momento de oro” que debemos aprovechar al máximo, que se conseguirá solo si personas, servicios, procesos y tecnología están adecuadamente alineados con sus expectativas.

En nuestra aproximación, orientamos la empresa al cliente diseñando estrategias CRM y alineando personas y recursos con dichas estrategias, facilitando los procesos de cambio necesarios.

Planificación de los recursos productivos (ERP)

Mantener unas altas tasas de productividad y competitividad implica optimizar cada uno de los procesos internos de la cadena de valor de la empresa, sean éstos productivos o de prestación de servicios.

Para ello, es necesario incorporar e integrar los procesos internos de la cadena de valor de la empresa a un sistema de gestión único (ERP), que permita automatizar y gestionar los procesos de manera global, facilitando su control, y su desagregación si ello tuviera un impacto positivo en la productividad.

Nuestra aproximación se centra en identificar e implantar oportunidades de automatización de procesos, rediseñarlos y optimizarlos, y en reestructurar la cadena de valor.

 

Gestión de la cadena de suministros (SCM)

El aprovisionamiento eficiente de las empresas es clave a la hora de mantener el nivel de competitividad en el actual entorno globalizado. Esto entraña acceder y gestionar adecuadamente tanto las fuentes (proveedores) como los medios (logística y almacenamiento).

Una adecuada gestión de la cadena de aprovisionamiento combina el manejo de los proveedores y los procesos de aprovisionamiento externos a través de la planificación, la producción y el inventario, junto con los procesos internos de gestión de proveedores y compras.

Nuestro modelo estratégico de cadena de aprovisionamiento da respuesta a las necesidades anteriores, incluyendo la definición e implantación de políticas de aprovisionamiento orientadas al incremento de la eficacia y la productividad.

Estrategia financiera

El crecimiento y el desarrollo empresarial en el largo plazo requiere de una sólida estructura financiera que le permita abordar sus operaciones y su crecimiento.

Las necesidades de capital y el tipo de financiación que necesita una empresa varían a lo largo de su existencia, desde sus tiempos iniciales a su madurez.

Diseñamos y estructuramos estrategias financieras para conseguir los objetivos de crecimiento empresarial previstos, accediendo a fuentes de capital en los mercados financieros internacionales.

Transformación digital

La transformación digital requiere ver el mundo de los negocios con otros ojos.

Una transformación digital es parte de la estrategia de la empresa, y se fundamenta en cuatro pilares:

1.- Digitalización de contactos y comunicaciones con los clientes
2.- Digitalización de los procesos de gestión interna de la empresa
3.- Implantación de procesos para la captura, procesado y análisis de datos para la toma de decisiones (Data driven company)
4.- Alineación de las personas con la digitalización (vencer las resistencias al cambio)

Desde nuestro punto de vista, una transformación digital es una transformación de negocio realizada desde una perspectiva tecnológica predominante, y es parte de la estrategia de la empresa.

Utilizamos un modelo de referencia integrado, que alinea la plataforma tecnológica con la estrategia de la empresa, identificando y reduciendo las resistencias al cambio que se producen durante el período de transición.